dilluns, 1 de novembre de 2010

Parte 1 - Caos / 3



Los ciudadanos, enajenados, habían abandonado sus hogares y recorrían las calles a oscuras sorteando los vehículos inmovilizados y los cadáveres de los “saltadores” que ya empezaban a amontonarse en las aceras. Unos gritaban, otros lloraban o rezaban, y muchos peleaban entre sí, como si aquello fuera a darles una respuesta a aquél horror. Al mismo tiempo, en los barrios de nivel 3 de la periferia, conocidos popularmente como los Barrios Olvidados, tiendas y comercios eran saqueados y todo el mobiliario urbano destruído sistemáticamente. Todo lo que se había reconstruido desde el anterior apagón fue destruído en cuestión de horas. Pero la cosa no quedó ahí, pues el Segundo Gran Apagón ya no pilló a todos por sorpresa y algunos, radicales, ecologistas, miembros de sectas extrañas y psicópatas en su mayoría, que habían pasado todo el mes soñando con la posibilidad de que otro incidente similar pudiera volver a darse, ya tenían planes para ese gran acontecimiento. Con lo que no contaban éstos fue con que la NeoPOL ya había preparado un plan de contingencia alternativo para no tener que aguantar nuevas críticas, insultos y castigos como los recibidos tras el Primer Gran Apagón por su cobarde actuación, y el último mes todas las unidades habían sido entrenadas en el uso de antiguas armas de asalto con fuego mortal, y de armas cuerpo a cuerpo bastante más peligrosas y definitivas que  las porras eléctricas. Tásers, quásers y el resto del armamento reglamentario, inútiles, quedarían guardados en sus cajones. El Director en Jefe de la NeoPOL mundial lo había dejado muy claro a todas las divisiones: “Proteger la vida de vuestros compañeros es prioritario. Y si para ello teneis que arrasar todo un barrio, lo arrasais.”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada