dissabte, 6 de novembre de 2010

Parte 1 - Caos / 5



Jesse Avalon, tumbado sobre la hierba, observaba con curiosidad como un enorme cuerpo oscuro descendía por el cielo ocultando las estrellas a su paso. Lo observó con más atención al parecerle que aquello —fuera lo que fuese— iba creciendo, y se levantó rápidamente al comprobar que crecía cada vez a mayor velocidad; aquella cosa era gigantesca, y trazaba una curva descendente en su dirección. Maldijo y empezó a alejarse, desnudo como estaba, de su trayectoria. Ya corriendo, lanzó una mirada por encima del hombro derecho y horrorizado soltó un gritito al ver que habían desaparecido todas las estrellas que segundos antes flotaban sobre su mansión. Y entonces, en el instante que precede a un suspiro, la mansión saltó por los aires envuelta en una gran explosión que iluminó la noche. Metal, piedra y fuego volaron en todas direcciones, y la brutal onda expansiva catapultó a Jesse por los aires, que acabó golpeándose contra el tronco del ciprés de Leyland del que tan orgulloso había estado su padre. Jesse quedó inmóvil en el suelo, con la mirada fija en las llamas que se alzaban entre los escombros de lo que minutos antes había sido la mansión familiar hasta que perdió la consciencia.

Mientras tanto en la ciudad los disturbios iban en aumento, y los primeros “saltadores” empezaban a abandonar sus cubículos por las ventanas. Y en los cuarteles, repartidos por los distintos distritos, las unidades NeoPOL recibían  órdenes de sus superiores y se mentalizaban para la que había de ser la peor noche de sus vidas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada