dilluns, 21 de febrer de 2011

Parte 2 - Conciencia / 3


 

Tras recuperar la consciencia y abrir los ojos comprendió que se encontraba tirada en el suelo y, al mismo tiempo, que no recordaba cómo había llegado allí. Aún parpadeando se irguió sobre los codos para observar a su alrededor. Y fue en ese momento cuando se dio cuenta del dolor: incisivo, constante, el cual parecía palpitar sobre su ojo derecho y que le impedía reconocer la escena que la rodeaba. Manchas negras, como gusanos reptantes, parecían moverse sinuosamente en el interior de sus pupilas. Se restregó ambos ojos sin comprender qué le sucedía, pero aquello no mejoró demasiado su visión, aunque sí lo suficiente para poder comprender que estaba rodeada de cadáveres, tirados aquí y allá a lo largo y ancho de la calle.

Se levantó temblando, a causa del dolor lacerante que en esos momentos la recorría de arriba abajo, y observó los cuerpos cercanos: la mayoría parecían pertenecer a soldados o policías. Junto a estos, sobre el asfalto, yacían sus armas y miles de casquillos vacíos. Desvió la vista hacia el edificio que tenía a su izquierda y contempló su propio reflejo durante unos minutos. Su visión pareció ir aclarándose poco a poco, pero aquella mujer que le devolvía la mirada, vestida con un uniforme desgarrado, cubierta de sangre y de múltiples heridas, no le resultaba familiar. No recordaba quién era ni donde estaba. Tampoco qué había sucedido. No recordaba nada en absoluto.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada